CASSANDRA Y PEPA

CASSANDRA: Le quedan cuatro… hasta donde se sabe (por Sole)

Mi gata tenía menos de dos meses cuando se salvó de morir atropellada en una de las esquinas con más flujo de autos en Santiago. Al día siguiente, se salvó de que el dueño del auto en que se refugió, prendiera el motor y la matara (del golpe o del susto). Esas son las vidas… Sigue leyendo CASSANDRA: Le quedan cuatro… hasta donde se sabe (por Sole)