Al cabo de unas pocas fotos para el blog, me dí cuenta que se agotaban mis suministros de escenografía para tomar imágenes diferentes cada vez. Se agotó la variedad de platos, de mantelitos individuales, de vasos, de plantas, de velas y por un segundo tuve la idea de conseguir otros. Tan interiorizado tenemos aquello de consumir sin necesidad (cosa rara ¿no?) que, reconozco, fue mi primer pensamiento. Pero después me centré en lo importante y recordé que el sobre consumo, junto con tantos hábitos más, tienen al planeta al borde del colapso, y que verdaderamente, a nadie le va a importar si el mismo plato aparece 200 veces en el blog.

Esto me hizo recordar la cantidad de ocasiones en que compré un nuevo sweater negro, siendo que ya tenía uno (o varios), o un par de zapatos casi igual a otro, o una crema de cuerpo mientras aún no se acababa la que tenía en casa. Y así, suma y sigue.

Tanto respecto de las cosas de casa, como de la ropa y los zapatos, yo era una convencida de que donarlos era la solución. Que con eso ayudaba a alguien que necesitaba con qué abrigarse. Hasta que pasaron algunas cosas. Una fue que, hace unos años atrás, en alguna de las campañas solidarias que se hacen en Chile cuando hay catástrofe llegaron a decir “no donen más ropa”, porque era la primera necesidad que estaba cubierta. La siguiente, que por más que buscaba fundaciones para llevar ropa y zapatos que no usaba, nadie los necesitaba, si bien podían recibirlos, pero era lo que más tenían. La última, hace poco, fue ver The True Cost (disponible en Netflix). Este maravilloso documental -en el sentido de que nos ayuda a abrir los ojos a una realidad que ni imaginamos- muestra toneladas de desechos textiles a orillas de ríos y mares, y otras tantas, de ropa que ha sido donada pero que, finalmente, nadie necesita y se bota.

"The True Cost" Documentary
Desechos Textiles (fuente: WQAD.com)

Recién entonces me dí cuenta que el problema del consumismo sin necesidad y sin conciencia ecológica, tiene a millones de seres humanos viviendo entre cerros de basura, junto a otras muchas indignas condiciones, y que no es un problema exclusivo de las botellas desechables y las bolsas plásticas.

Felizmente, hay una oleada de personas que en distintos lugares del mundo han comenzado a valorar tendencias como crear capsule wardrobes (guardarropas con un menor número de piezas porque todas combinan entre sí), comprar ropa de segunda mano, descartar las tiendas de moda rápida, hacer la ropa en casa, entre otras, que apuntan a reutilizar más y descartar menos.

En el caso de los artículos de mesa y cocina, gracias (¿gracias?) a la llegada de todo tipo de utensilios a bajo costo, tomamos la misma actitud de reemplazar cosas que estaban en perfecto estado, por otras de la nueva temporada, o de un color que nos gustaba más, o una mejor calidad, o la excusa que fuera.

Este año, le pedí a todos los amigos y familiares que voy a ver para mi cumpleaños, que no me regalen nada, a menos que sea hecho con sus manos (no podría resistirme a un dibujo hecho por mis sobrinas, o un gorro tejido por una amiga), porque no necesito nada. A cambio, nos juntaremos a comer y les sacaré fotos, que para mí son el mejor obsequio.

Así que, dos cosas, primero, podemos volver al consumo de nuestros abuelos, cuando la ropa se remendaba y el juego de cubiertos duraba toda una vida. Segundo, seamos creativos, reutilicemos, modifiquemos, pero no desechemos las cosas para tener otras nuevas. Pasará que un día no habrá espacio para echar basura en todo nuestro planeta, y mientras más desechamos, ese día más se acerca.

2 comentarios en “CONSUMIR MENOS, DESECHAR MENOS

  1. Excelente! Me hiciste reflexionar bastante. Yo soy una de esas personas que no les gusta a cumular muchas cosas en la casa pero te confieso que si me es fácil remplazar las cosas. Después de leer tu blog voy a ser más cuidadosa de re utilizar y no desechar las cosas que aún me son útiles.

    Gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s