Cuando leí, hace años, el libro Ganar Felicidad, de Tal Ben Shahar (a quien he mencionado reiteradamente), decidí hacer propio uno de los consejos que brinda para aumentar nuestra felicidad y que en mí, tenía absoluto sentido: usar zapatos cómodos. En el acto regalé todos los zapatos que me incomodaban o hacían doler y decidí que, en el día a día, sólo iba a usar zapatos planos o de taco bajo. Y que los tacos, para ocasiones especiales, deberían ser acorde a mi poca habilidad para usarlos, nunca más la sensación de caminar yéndome de bruces.

Por supuesto, este cambio me obligó a modificar la manera en que me venía vistiendo para ir a la oficina y encontrar un estilo propio, puesto que hasta entonces siempre había odiado la ropa formal y mi estilo era una copia del resto de las personas, con mucho pantalón recto, negro y poco color. En esa época, cambié el traje negro por uno gris y otro café, de pantalón con piernas un poco más ajustadas y no tan largas, de manera que se vieran bien con zapatos bajos. Entonces, se dio la magia ¿con qué color de zapato los combino? y la respuesta fue Rojo.

Lo que viene después, es historia: rojos, verdes, dorados, grises, plateados, fucsia, combinados negro y blanco, animal print, etcétera. Simplemente, descubrí los colores en los pies, y sumado a mi gusto por los pañuelos de cuello, aprendí a armar atuendos lindos y cómodos, con los que yo me sentía genial todos los días para ir a trabajar.

Al igual que los muchos cambios de hábito que he tenido en la vida, éste me hizo observar lo que pasaba con el resto de las mujeres. Una y otra vez, no sólo en invierno sino en verano, el tono por excelencia, tanto en ropa como calzado, era el negro ¿de dónde sacamos que combina con todo? Mi creencia es que combina menos que cualquier color, lo que pasa es que si nos vestimos completamente de negro, por supuesto que “combina”. Pero pónganse una polera blanca con un jean y zapatos negros ¿combina? Ahora la misma polera y jeans, pero con un zapato azulino o color piel ¿qué les parece?

El calzado negro es una excelente elección si se viste con gusto y no como un comodín. Existen muchas opciones para usarlo de manera elegante y bonita, así como los azules y café, oscuros.

Los colores nos proporcionan alegría, por lo que, si estamos en un día de mucha presión, exceso de trabajo, cansancio, pena, un par de zapatos llamativos, es mejor que unos negros.

Otra ventaja de los zapatos de colores o metalizados, es que son un complemento perfecto para las prendas básicas y/o de colores neutros (que les mencioné en el post acerca de Fast Fashion). Por ejemplo, una camisa denim larga bajo un sweater negro más unos leggins negros, se ve estupendo con unas ballerinas animal print de leopardo (en material cruelty free, por supuesto). Lo mismo una blusa blanca y un jean que, con un pañuelo de colores y unos zapatos rojos, eleva cualquier ánimo decaído. Todo esto, hace que un mismo par de zapatos destaque muchos de los trajes que podemos armar con lo que tenemos en nuestro guardarropa.

Las invito a abolir el dogma “el negro combina con todo”, y abrirle paso a otras posibilidades. Les aseguro que van a destacar en cualquier lugar y, si le añaden mi opción de sólo usar zapatos cómodos, se van a sentir siempre felices de caminar.

2 comentarios en “ZAPATOS ROJOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s