7Alces Café

7Alces Café

Hoy, a un día de sacarme la bota ortopédica que me acompañó durante las últimas dos semanas a causa de mi esguince, partí a sacar fotos. Entonces, cerca del mediodía hice un alto y pasé a desayunar/almorzar a 7Alces Café, al que hasta ahora sólo conocía por su cuenta en instagram. Me recibieron con una sonrisa, y ya eso, les da una idea de cómo me fue.

En algunos lugares de comida bonitos, a la hora del desayuno, lo mejor es el lugar. La decoración, la temperatura, la ubicación, pero no, el desayuno. Y uno se va con la sensación de que lo pasó bien, pero que el desayuno de la casa es mejor. Esto nos pasa, sobre todo, a quienes nos esforzamos por un comenzar el día con una comida rica y bonita, porque es nuestra preferida.

Pues bien, 7Alces fue una excelente sorpresa. Además de ser un espacio realmente acogedor, al llegar, junto con la sonrisa que me regalaron, me ofrecieron la mesa que quisiera y me dieron de inmediato la carta ¿qué detalle no? Pero muy importante.

Mientras pedía, recibí en mi mesa una botella de agua junto con un vaso, que contenía limón y pepino, para saborizarla. Eso ya le bajó las estrellas Michelin al desayuno hecho en mi cocina, porque esa belleza, no se me había ocurrido.

DSC_9482

Mi pedido fue mi combinación preferida: pan con palta, rooibos, fruta.

Y ¡oh my gosh!

La FRUTA: servida en láminas cubiertas de pequeñas semillas crocantes.

El PAN: centeno vegano, con una textura exquisita y sabor delicioso, tres tajadas contundentes de puro alimento. Y si se enamoran de él, lo pueden comprar para llevar.

La PALTA: una palta molida para mí sola y cubierta por otro mix de semillas, esta vez saladas y más grandes.

El ROOIBOS: servido en una tetera de fierro que conserva el calor mientras la infusión toma sabor y color.

Un desayuno superior gracias a la presentación y, a lo menos, a un ingrediente: el pan. Me fui feliz, con la sensación de que nada de esto habría sucedido en mi casa.

100% vegan friendly, tienen montones de alternativas veganas en su carta. Nada de quedarse mirando el muffin de al lado.

Dos cosas no probé, por las cuales volveré, pero esta vez acompañada: café de especialidad y jugo de extracción lenta.

La cafetería tiene una decoración bonita, que hace sentir en casa, o en el Sur, con mucha madera y contenedores para reciclar a la salida. Y nada de millones de servilletas de papel puestas en la mesa para sacar a destajo.

Finalmente, en su tienda, que es la propia cafetería, hay varios productos ricos y saludables, con marcas como ByMaria, PIPA Seeds, entre otras, además de, lo repito y lo reitero: su pan!